viernes, 26 de julio de 2013

Embargo, deudas, amaños y recortes

El Ayuntamiento de Sevilla ha ordenado tramitar un embargo al Sevilla FC por la deuda que acumula, que asciende a 2,8 millones de euros. Al leer la noticia, y tras hacer un poco de "google", se me ocurren tres reflexiones rápidas: 

 - Los clubes de fútbol son unos morosos y unos privilegiados: mientras que los españolitos de a pie tenemos que pagar religiosamente a las administraciones públicas, y si no lo hacemos nos embargan desde el salario a la casa (si es que aún los tenemos), la deuda de los clubes llega a más de 3.360 millones de euros.

 - La Liga española está amañada: De la deuda del total de la Primera División, más del 30% corresponde sólo a Real Madrid y Barcelona. Por un lado, abusan de forma exagerada en el reparto televisivo. Por otro, las administraciones les permiten tener unas deudas astronómicas. ¿Cómo pueden los demás clubes competir contra ellos? Siendo los dos clubes del mundo que más ingresos reciben, son los que más dinero deben.
   Y esta diferencia de trato se traslada también al resto de clubes. El club con más títulos los dos últimos años, el Atlético de Madrid, le debe a Hacienda 120 millones. El Sevilla Fútbol Club, por ejemplo, debe 18. Sin embargo, los rojiblancos ficharon por 40 millones a Falcao, que entre otros triunfos les dio dos copas de la Europa League, mientras el fichaje más caro de la historia del Sevilla fue Negredo por 15  millones. No hay color, es mucho más fácil ganar cuando te gastas muchos millones todos los años en fichar cracks, y no le pagas a Hacienda (que no te reclama lo que le debes). 

   Con esto no critico al Atletico de Madrid, ni al Real ni al Barça, que hacen lo mejor para sus intereses. Sólo digo que no es una competición limpia cuando no todos parten con las mismas condiciones. A unos el poder les permite endeudarse hasta las cejas para fichar grande jugadores, y a otros no. Esto es un amaño a lo grande, mucho peor que comprar el resultado de un simple partido.



 - Si los clubes pagaran sus deudas, habría menos recortes: Con esos miles de millones que debe el fútbol, se podrían evitar recortes en servicios básicos como sanidad, educación, etc. Pero los gobiernos (ni el de ahora, ni los anteriores, porque esa deuda tan elevada se ha fraguado en muchos años) no exigen a los clubes que paguen (con la excepción de alguno poco poderoso como el Deportivo de la Coruña). Nos quieren tener entretenidos, que nos entusiasmemos con la "Liga de las estrellas", a ver si así nos quejamos menos del hoyo en que nos han metido entre unos y otros. 

A mí me parece muy bien que el Ayuntamiento embargue al Sevilla, y ojalá todos los ayuntamientos, Hacienda, la Seguridad Social, etc., hicieran lo mismo con el Sevilla FC y con todos los equipos de Primera (incluyendo los que no son Sociedades Anónimas Deportivas). Prefiero no ver jugar aquí a tantas estrellas, y que con el dinero que cobran se paguen operaciones, tratamientos, colegios, y todo lo que realmente hace falta. Me gusta mucho el fútbol, pero lo pago con mi abono, no quiero también pagarlo con mis impuestos. Ya está bien.


"Ya está bien" Celtas Cortos (1989)

Bueno, ya esta bien
parad de una vez
¿nos tomáis el pelo?
¡Pero que os creéis!
Bueno ya esta bien
parad de una vez
esta vez sabemos que hacer. 



lunes, 22 de julio de 2013

El flautista de Hamelin

En el cuento clásico de los hermanos Grimm, un pueblo se llena de ratas, y sus habitantes contratan a un flautista muy especial, que tocando su flauta atrae a todos los roedores y los aleja del pueblo. Pero los habitantes no le pagan lo acordado, y entonces el flautista toca su instrumento para atraer a los niños del pueblo, y se los lleva a todos. Cuando finalmente le pagan, devuelve a los infantes secuestrados.


En el Sevilla FC tenemos un gran presidente, pero que esta temporada se ha disfrazado de flautista de Hamelin, y quiere llevarse a nuestros niños del Ramón Sánchez Pizjuán. 

Todo el sevillismo ha comentado ya este tema, pero quiero aportar mi granito de arena al debate, a ver si entre todos hacemos que la directiva entra en razón. Si bien la bajada generalizada de los abonos para adultos ha sido una medida muy buena desde todos los puntos de vista, creo que los precios establecidos para los menores de 12 años van a hacer que muy pocos padres puedan sacar el abono de sus hijos, y en las gradas del estadio no se verán niños esta temporada.

Socialmente, la medida es nefasta, como todo el mundo puede entender a la vista de la situación de crisis general. Pero es que además, económicamente, me parece también un error para el propio club, pues aunque los ingresos subieran por los pocos abonos infantiles que se renueven esta temporada, el daño futuro es mucho mayor. Los niños que se "enganchen" al fútbol ahora yendo con sus padres al estadio, son los abonados del futuro no muy lejano. Si hacemos que sus padres no puedan pagar su abono, esos niños se convertirán en futboleros de sillón y tele, y más teniendo en cuenta los horarios nocturnos y entre semana que las televisiones nos imponen. Las visiones a corto plazo suelen ser malas en el terreno empresarial.

Tenemos que evitar que el flautista de Hamelin se lleve a nuestros niños, ellos son el futuro del sevillismo y de la propia sociedad anónima deportiva Sevilla Fútbol Club.


Jethro Tull "Bouree"


jueves, 18 de julio de 2013

Tres por uno

Se nos va Negredo, se nos va el gol. Bueno, no se nos va, lo vendemos y bien vendido. Pero el caso es que llevo mucho tiempo escuchando a sevillistas que Negredo no era tan bueno, que fallaba más que marcaba, y otra serie de críticas que le llevaron a aquel  gesto desafortunado al celebrar uno de sus goles, que creo que encerraba una gran verdad: el vallecano no ha sido valorado en su justa medida por muchos aficionados. El gol es lo más caro en el fútbol, y las cifras goleadoras de Álvaro Negredo hablan por sí mismas. Pellegrini lo sabe, y no creo que el Manchester City tarde en rentabilizar la enorme inversión que ha llenado de millones las adeudadas arcas del Sevilla F.C.

Aunque los nuevos fichajes tienen buena pinta, me parece muy difícil que ninguno de ellos alcance los 25 goles que aseguraba Negredo. Pero claro, es que la temporada pasada teníamos un sólo delantero de nivel, y ahora hemos traído a dos y se espera a otro más. Ahora que estamos de rebajas, Monchi pretende lograr la operación "Tres por uno": que esos tres que llegan alcancen juntos, y superen, los goles del que se ha ido, y además dejando dinero en el cambio. ¿Lo conseguirán? De ello dependerá buena parte del éxito del Sevilla esta temporada. Ya saben, como decía el anuncio, "sin gol no hay fútbol".





"Adios" Fangoria

Adiós, adiós, adiós
volveremos a vernos
Adiós, adiós, adiós
te echaremos de menos
Adiós, adiós, adiós
ha valido la pena
Adiós, adiós, adiós
dime qué se siente




martes, 16 de julio de 2013

Comenzar de nuevo

"Comenzamos de nuevo" es el lema que ha elegido el Sevilla F. C. para esta temporada, y personalmente me viene de maravilla para retomar este blog , después de mucho tiempo en que las circunstancias me han impedido mantenerlo actualizado. 

Y ciertamente el Sevilla empieza de nuevo. Un Sevilla que alcanzó la gloria el año de su centenario, siguiendo un modelo de crecimiento basado en dos pilares: fichar barato y vender caro, y obtener el máximo rendimiento de la cantera. Ese modelo, que permitió al club crecer, se dejó de lado al alcanzar el éxito. Se intentó seguir creciendo con un nuevo modelo: fichar jugadores caros para asegurarse la clasificación para la Liga de Campeones, y con los ingresos de dicho torneo mantener y mejorar esa plantilla costosa y de alto nivel. 

Pero como los resultados no llegaban, y no entraba el dinero de la Champions , el modelo se vino abajo. Pienso que se quiso correr demasiado, y entre las bravuconadas del presidente y las exigencias de la afición, se marcaron objetivos absolutamente irreales. El día que la grada pidió la dimisión del entrenador con el equipo tercero en la Liga, fue el comienzo del fin del Sevilla de los títulos. 

Ahora parece que la crisis económica (general) y deportiva (particular) han hecho reflexionar a todos, y es la oportunidad de volver por el buen camino. Se han hecho ventas importantes de canteranos, y con ellas se financiarán varios fichajes no muy caros que eleven el nivel medio de la plantilla. Parece que el límite va a estar en los 7 millones de Bacca, con el resto muy por debajo de ese precio. Los objetivos se han ajustado a las posibilidades reales, y todos tenemos los pies en el suelo de nuevo. Ahora sólo resta un poco de paciencia, y a esperar que el viejo modelo vuelva a funcionar. 

Yo apuesto a que lo hará. 




"Tri-tri-tristeza", Silvio y Barra Libre





martes, 19 de octubre de 2010

Como el Cristo de la Cena

Este no es un blog sobre Semana Santa, y desde luego tampoco pretende ser irrespetuoso con la misma. Pero resulta que, como muchos sevillistas, he estado pensando qué es lo que ha llevado al Sevilla FC a estar en la situación actual de incertidumbre sobre la situación deportiva de la entidad. También he tratado de imaginar qué nos haría falta para enderezar el rumbo hacia la grandeza que ansiamos, y entonces me ha venido a la mente el nombre del Cristo de la Hermandad de la Cena de Sevilla: el Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia.

El partido contra el Sporting de Gijón dejó claro, una vez más, que como este equipo no vaya al 100% en cada partido, nos pasa por encima cualquiera. En el fútbol actual el nombre y la calidad técnica no valen de nada sino van acompañados de la intensidad y la agresividad necesarias. Tras ganar dos partidos mostrando la actitud correcta, el equipo se volvió a subir a las nubes, jugó en Gijón sin "morder", y los asturianos nos mordieron a nosotros.

Y es que, por mucho que el presidente piense y diga que los títulos los hemos ganado gracias a la prepotencia, eso podría valer para la directiva, pero nunca para la plantilla. Y tampoco, pienso yo, para la afición. No tenemos a Xavi, ni a Iniesta, ni a Messi, y por eso (entre otras cosas) nunca podremos jugar como el Barça de Guardiola. Con humildad, llegaremos antes a donde queremos llegar.

(Aunque últimamente hay poco que aprender del Betis, me gusta algo que he oído hace poco a Mel: lo primero que les dijo a sus jugadores es que por mucho que se llamen Betis, ahora son un equipo y unos jugadores de Segunda, y que a partir de ahí tenían que jugar y trabajar como corresponde a esa categoría. Ahí está el Betis en estos momentos. Creo que si nostros tuvieramos claro que no somos ni el Madrid ni el Barça, ni lo vamos a ser como no cambie mucho el tema económico en la Liga, nos iría mucho mejor).

Por otro lado, para obtener éxitos es necesario planificar bien, trabajar mucho, y tener suerte. Y para eso hace falta tiempo, porque los frutos del trabajo no se suelen ver al día siguiente, ni todas las temporadas se tiene la misma suerte. Por eso pienso que nos hace falta un poco de paciencia, que el hecho de que en algunas temporadas no se cumpla el objetivo no significa que un proyecto no valga. Hay que mirar más a medio plazo, no tener objetivos sólo para una temporada: si de cinco años entramos en Champions en tres, la cosa va bien. Hay mucha competencia, y dilapidando un entrenador tras otro por las prisas, nunca conseguiremos el verdadero objetivo, que no es estar la próxima temporada en la Liga de Campeones, sino ser un equipo de Liga de Campeones.

Con humildad y paciencia, seremos más grandes aún.